-->

Challah, jalá o pan judío, uno de los panes que más me gustan

marzo 30, 2018

El Challah o Jalá es un pan judío que se ha popularizado mucho en los últimos años en todo el mundo, pero sobre todo en EEUU. Ahora es muy fácil de encontrar en muchos lugares de forma comercial, pero yo os animo a que probéis a hacerlo en casa. ¡No es tan complicado como parece! ¡Probadlo y me contáis!



El Challah o Jalá es un pan de origen judío que se consume en las festividades judías y el Shabat, excepto en la fiesta del Pésaj, en la que el pan debe ser ácimo (sin levadura). El origen del nombre se encuentra en que se dividía la masa antes de trenzado y viene a ser algo así como "trozo de masa". Uno de los mandamientos judíos indica que en el Shabat hay que tomar tres refecciones (comidas moderadas para retomar fuerzas) y ellas deben contener pan, por lo que se bendice el challah o jalá y se toma al inicio de la refección.


Yo me enamoré del Challah o Jalá cuando lo hice para el blog de mi compañera y amiga Silvia, Megasilvita. Tuve que hacerlo como parte de una de las colaboraciones que hacía con ella y la verdad es que quedé prendado. Desde entonces lo hago bastante a menudo. Es un pan delicioso, no muy dulce, tipo brioche, con un resultado bastante bueno para los que no somos expertos. Además, el trenzado es maravilloso, un poco costoso al principio, pero una vez pillado el truco... ¡Te encantará!


Además, el challah o jalá es un pan perfecto para hacer otras recetas. Yo he hecho torrijas con él y una receta que me encanta, pudding de pan challah. No podemos desaprovechar nada de las cosas que hagamos así que siempre es bueno tener a mano alguna receta de aprovechamiento... por lo que pueda surgir.

¿Habéis probado alguna vez este pan judío? El challah o jalá es el pan que se prepara en las festividades judías y el Shabat, una receta que tenéis que probar en casa y que os acabará enganchando.



Seguro que más de uno ya habéis probado este pan, peor muchos lo habréis hecho de forma comercial. Ya sabéis que las cosas hechas en casa tienen un sabor diferente, así que os animo a que lo probéis a hacer en vuestra cocina. Parece más complicado de lo que es, sobre todo el trenzado, pero una vez que le coges el punto... voilá, la complicación no es tan grande, ¡ya veréis!

CHALLAH, JALÁ O PAN JUDÍO
Dificultad: Media
Horneado: 25 mins
Tiempo: 120 mins (aprox) 
Temporada: Semana Santa
Raciones: Dos panes
Etiquetas: Bollería
Trotamundos: EEUU y Canadá, Europa
Adaptada de: Megasilvita
INGREDIENTES
Para la masa
35 gr de levadura fresca
85 gr de azúcar
800 gr de harina normal
Una cucharada y media de sal
200 ml de agua templada
Tres huevos medianos
Tres yemas
60 ml de aceite de oliva
Para decorar
Semillas de amapola
Séseamo negro
Claras de huevo
Una cucharada y media de azúcar

CÓMO SE HACE
- Comenzamos mezclando la harina con la levadura fresca desmenuzada, el azúcar y la sal en un bol.

– En otro bol mezclamos el agua con los huevos, las yemas y el aceite de oliva.

– Añadimos la mezcla líquida a la seca y batimos con un batidor con gancho y mezclamos con las manos, mismamente, hasta conseguir una masa lisa y poco pegajosa.

– Formamos una bola y la colocamos en un recipiente engrasado con un pelín de aceite. Dejamos que leve durante una hora y media, más o menos, en un lugar sin corrientes, hasta que haya duplicado su volumen.

– Pasado ese tiempo, dividimos la masa en dos, ya que nos salen dos panes.

– Dividimos cada masa en seis partes iguales (yo la he pesado).

– Estiramos cada bola y hacemos un “churro”. Tendremos seis churros en total. Los juntamos todos por un extremo, como vemos en la primera imagen. A cada churro le vamos a dar una letra para que me entendáis. Parece complicado, pero si seguís las instrucciones por la imagen es más sencillo.



– Comenzamos el trenzado llevando el churro “f” al lado contrario y el “a” al contrario suyo.

– Ahora pasaremos el “f” al centro de todos los churros, entre el “c” y el “d”.

– Pasamos el “e” a donde teníamos el “f”.

– Ahora toca pasar el “a” al centro.

– Llevamos el “b” a donde estaba el “a”.

– Ahora pasaremos el “e” al centro.

– Llevamos el “d” a donde estaba el “e”.

– Llevamos el “b” al centro.

– Ahora tocaría llevar el “c” a donde estaba el “b”.

 – Pasaremos el “d” al centro. 

 – Llevamos el “f” a donde estaba el “d”. 

 – Pasamos el “c” al centro.

– Y ponemos el “a” en donde estaba el “c”. Y ya hemos hecho una vuelta. Ahora volvemos a empezar. Es más fácil una vez que lo empiezas a hacer. Os recomiendo si queréis que probéis antes con lanas o con papeles para que se os haga más fácil.

– Trenzamos hasta que no nos queden más longitud de churro.

– Cubrimos con un paño y dejamos levar durante una hora en un lugar sin corriente.

– Precalentamos el horno a 180ºC.

– Pintamos la superficie con una mezcla de clara y azúcar y espolvoreamos con semillas de amapola y de sésamo negro.


– Horneamos durante 25 minutos, hasta que esté bien dorado.

– Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

- Servimos a temperatura ambiente.
¡A disfrutar!

TRUCOS Y CONSEJOS
Podemos usar las semillas que queramos, no solo sésamo negro y semillas de amapola.

Puede que también te guste...

2 comentarios

  1. Es un pan precioso, Enhorabuena por la receta.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado !!
    Voy a intentar hacerlo
    saludos !!
    Rosa

    ResponderEliminar

¡Gracias por aportar algo nuevo al blog!


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES