¡Vuelve "Downton Abbey" y lo celebro con estos scones!

septiembre 22, 2014

Llevo casi un año esperando la vuelta de Downton Abbey, una de las series que más disfruto y que mas ganas tengo de ver cada año. Por eso, hoy quiero celebrarlo compartiendo con vosotros esta receta tan british: scones con clotted cream, mermelada de fresa y frutos rojos... ¡Ya estamos preparados para el té de las cinco!

¡Ya comienza la temporada televisiva en Estados Unidos e Inglaterra! Para el que no lo sepa, soy un freak de las series. Estoy enganchado a un montón (mejor no os digo cuántas ni cuáles) y hoy empiezan dos se mis favoritas: The Good Wife y Downton Abbey. De la primera no he conseguido inspirarme para sacar una receta factible, pero no por eso es menos importante, de hecho, no sé cuál tengo más ganas de ver.


La segunda me lo pone muy fácil: serie inglesa, años 20, tradiciones... Así que os traigo estos maravillosos scones. Cuando estuve viviendo en Londres comí en un par de ocasiones. La primera vez no me hicieron mucha gracia: los probé a las 2.00 de la mañana, en un bar de mala muerte, helado, esperando, junto a mi amiga Sarai, a dos amigas que venían a vernos y que parecía que no iban a llegar nunca... No tengo muy buen recuerdo.


Pero eso no me ha frenado para compartirlos hoy con vosotros. Queda mal decirlo, pero ¡están de muerte! Los llevé al trabajo y me dijeron que han sido una de las mejores cosas que les he llevado... así que ya sabéis, no podéis dejarlos pasar y os invito a que probéis a hacerlos en casa. Son muy sencillos, no se necesita nada especial y se hacen en 5 minutos (o menos). ¡No tenéis excusas! ¡Ya me contaréis!




Scones

Dificultad: Fácil
Tiempo horneado: 10 mins (aprox)
Raciones: 12 scones
Etiqueta: Aperitivo Dulce
Adaptación: La Cuinera
Trotamundos: Europa


          Para los sones
          45 gr de azúcar moreno
          Un huevo + uno para pincelar
          250 gr harina
          12 gr de levadura
          65 gr mantequilla fría en cubos
          65 ml de leche entera
          25 gr de pasas
          Una cucharadita y media de vainilla en pasta

          Para la clotted cream
          250 ml de crème fraîche

          Para decorar
          Mermelada de fresa
          Frambuesas
          Arándanos

- Precalentamos el horno a 200ºC.

- Mezclamos bien la leche con el huevo y el azúcar moreno. Reservamos.

- En un bol amplio mezclamos la harina, con la levadura y la mantequilla. Yo lo he hecho con la mano, hasta conseguir unas migas.

- Añadimos las pasas y la vainilla.

- Añadimos la mezcla de leche, azúcar y huevo y amasamos bien con las manos hasta conseguir que se integren bien todos los ingredientes. No amaséis más de la cuenta, con que se integren bien vale.

- Enharinamos la superficie de trabajo y pasamos la mezcla ahí.

- Con los dedos, sin necesidad de utilizar el rodillo, vamos estirando la masa hasta que consigamos una plancha de dos o tres centímetros de grosor.

- Con un cortapisas redondo (yo he utilizado el más pequeño de un juego de seis) y enharinado vamos cortando los scones. Debemos dejar caer el cortador hasta tocar la superficie de trabajo y levantamos, sin retorcer ni dar vueltas, no hay que maltratar la masa.

- Colocamos los scones en una bandeja forrada con papel de horno.

- Metemos la bandeja 10 minutos en el frigorífico.

- Pasado ese tiempo, batimos un huevo y pincelamos la superficie de nuestros scones.

- Horneamos 10 minutos, hasta que veamos que la superficie se ha tostado ligeramente.

- Dejamos reposar 5 minutos en la bandeja y traspasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo.

- Para la clotted cream, estiramos la crème fraîche en una bandeja pequeña de horno, hasta conseguir una capa fina, no muy gorda.

- Horneamos a 75ºC durante más o menos 4 horas, hasta que veamos que se ha formado una capa amarilla. Esa esa la clotted cream. Metemos un par de horas en la nevera y sacamos unos minutos antes de decorar nuestros scones, ya que se tiene que poner a temperatura ambiente para poder extenderla mejor.

- Cortamos nuestros scones por la mitad, los rellenamos con clotted cream, mermelada y algunos frutos rojos.

- Servimos en frío, acompañados de una taza de té, infusiones o café.
¡A disfrutar!


- No hay que amasar mucho la masa, no tenemos que maltratarla, en el momento en el que los ingredientes estén integrados dejamos de amasar.

- No hace falta usar rodillo, con las manos va muy bien.

- Cuando vayamos a cortarlos, no hay que girar el cortapastas, solo dejarlo caer, hasta que toque la superficie de trabajo, y levantarlo.

- Con las sobras después de cada corte podemos hacer una nueva bola y empezar de nuevo.

- En vez de vainilla podéis echarle la ralladura de medio limón.

Puede que también te guste...

28 comentarios


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES