Pan de Muerto, una fantástica receta mexicana

octubre 29, 2020

El Pan de Muerto es uno de los dulces tradicionales de México y que se consume, fundamentalmente en las fechas próximas al Día de Muertos. Aunque hay muchas variedades en torno a este dulce, yo os traigo una de las que más me gustan: Pan de Muerto con ajónjoli o sésamo tostado. Para los más golosos, os doy las instrucciones para terminarlo con azúcar o con chocolate en la sección de Trucos.


En México el Día de Muertos es una de las grandes fiestas anuales y para celebrarlo los comercios se llenan de estos fantásticos dulces. Dependiendo de la zona de México, se venden en diferentes versiones. La más popular es este pan sencillo con forma redondeada; con tres canillas, los brazos que simulan  los huesos cruzados; y la cabeza, que simula el cráneo. El más extendido es el que se cubre de azúcar una vez horneado, pero yo os traigo la versión con ajónjoli o sésamo tostado, que es más propio de Oaxaca.


Este pan es muy tierno por dentro y con una pequeña corteza exterior un poco más crujiente que lo hace sumamente delicioso. Además, normalmente se aromatiza con naranja y con agua de azahar, por lo que en aromas se asemeja mucho al Roscón de Reyes tradicional. Aunque en muchos sitios lo venden relleno, normalmente se toma solo o acompañado de un chocolate caliente. Esta es la combinación que más disfruta mi amiga Montse, mexicana, cuyos padres me regalaron el libro del que he adaptado la receta.

El Pan de Muerto es uno de los dulces típicos de México en las fechas próximas al Día de los Muertos (1 y 2 de noviembre). ¡Un dulce tradicional con el que aportar el toque dulce a esta celebración que en México es toda una fiesta!


PAN DE MUERTO CON AJÓNJOLI
Dificultad: Media
Horneado: 28 mins
Tiempo: 50 + levados (aprox) 
Temporada: Halloween, Otoño
Raciones: 2 panes
Etiquetas: Bollería, Postre, Halloween
Trotamundos: Latinoamérica
INGREDIENTES
250 gr de harina de fuerza
240 gr de harina de trigo normal
15 gr de levadura fresca
Ralladura de una naranja
10 gr de sal
30 gr de azúcar
Una cucharadita de canela
Una cucharada de agua de azahar
110 gr de mantequilla en pomada
Dos huevos + uno para pincelar
160 ml de leche
Sésamo blanco

CÓMO SE HACE

- Comenzamos mezclando en un bol amplio la harina con el azúcar, la sal, la canela, la ralladura de naranja y la levadura fresca desmenuzada.

- Añadimos los huevos y la mitad de la leche y mezclamos bien. Yo lo he hecho con una batidora de pie, podéis hacerlo a mano. Añadimos la mantequilla, el agua de azahar y el resto de la leche y mezclamos bien hasta conseguir una masa homogénea, suave y ligeramente pegajosa.

- Enharinamos una superficie de trabajo ligeramente y amasamos con las manos. Hacemos una bol y colocamos en un bol. Tapamos con un paño y lo ponemos en un lugar donde no haya corrientes. Yo suelo meterlo en el horno (apagado, pero precalentado ligeramente para que esté un pelín caliente). Dejamos levar durante una hora.

- Pasado el tiempo, sacamos dos bolas de 250 gr cada una y las colocamos en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Las aplastamos ligeramente. Serán la base grande de nuestro pan de muerto.

- Con la masa sobrante hacemos bolas de 30 gr de tamaño (al menos ocho tienen que salirnos). Dos de ellas nos servirán de cabeza de muerto. Las otras las estiramos formando un churro. Abrimos la mano, con los dedos separados y amasamos con los tres dedos centrales, dejando que en el churro se formen tres hendiduras al amasar, formando un churro como con cuatro bolitas (dos centrales y dos en el extremo). Serán los brazos que cruzan el pan de muerto.

- Colocamos todas las piezas sobre una bandeja de horno y dejamos reposar, cubierto con un paño, durante 30 mins.

- Pasado ese tiempo, vamos a montar el pan: pincelamos la superficie de las bolas grandes ligeramente con un poco de agua y colocamos tres de los brazos de forma cruzada. En el centro, colocamos una de las bolas que habíamos reservado. Así se nos forma el pan de muerto.

- Dejamos reposar 30 mins más.

- Precalentamos el horno a 175ºC. Pincelamos nuestros panes con un poco de huevo batido y espolvoreamos sésamo por encima.

- Horneamos de 18-20 minutos, hasta que veamos que se ha dorado. Retiramos del horno y dejamos enfriar 10 minutos en la bandeja y traspasamos a una rejilla.

- Servimos a temperatura ambiente, acompañado de un buen chocolate caliente. ¡Perfecto para celebrar el día de muertos!


¡A disfrutar!

TRUCOS Y CONSEJOS
En vez de sésamo, la opción más popular es pincelarlo con mantequilla una vez horneado y espolvorearlo con azúcar. ¡Es mucho más goloso!
También se ha populariazo la opcion cubierta con chocolate fundido.


Puede que también te guste...

0 comentarios


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES