-->

Cheesecake salado con tomates confitados, una receta sorprendente

mayo 31, 2018

Por primera vez pruebo esta receta a la que me he resistido por miedo a que no me gustase... ¡y qué error! Aquí os traigo esta deliciosa Cheesecake salado con tomates confitados, una versión salada del clásico postre que todos conocemos y que aspira a convertirse en el pastel salado del verano. ¡Tenéis que probarla en casa y contarme qué tal os ha resultado!


Estamos acostumbrados a probar los cheesecakes dulces y, ya os digo, me apetecía probar la versión salada, pero me costaba lanzarme a ello. Cuando para el Cocinados del mes de mayo, siguiendo el reto de #QuesoPasion, Irene, de Irene cocina para ti, me propuso hacer el cheesecake salado con tomates confitados, vi que era el momento ideal para lanzarme con ello. ¡Y así lo hice! ¡Por todo lo alto! Lo hice en directo con ella en Instagram y la verdad es que el resultado fue magnífico. 


Sí que he adaptado un poco su receta, ya sabéis que siempre intento darle un toque personal, pero la base es la misma. La verdad es que el resultado es fabuloso, como veis en las fotos, y el sabor a parmesano (fue el queso fuerte que añadí) se nota desde el primer mordisco... incluso la masa del relleno ya huele a este fabuloso queso. Os animo a que lo probéis en casa con parmesano o con otros quesos fuerte como gorgonzola (¡quiero probarlo ya!) o roquefort... o incluso podéis jugar con capas y texturas... ¡A vuestro gusto! ¡Todo es probar!


La versión salada del típico postre que os enamorará desde el primer mordisco. Este Cheesecake salado con tomates confitados es un primer plato ideal con el que podréis sorprender a todos vuestros invitados. ¡Probadlo!




¿Os he convencido ya? Pues aquí os dejo con toda la información para que podáis hacer en casa este fantástico Cheesecake salado con tomates confitados. Una receta que estoy seguro que se va a convertir en una de vuestras favoritas este verano. ¡Espero que la disfrutéis tanto como yo!

CHEESECAKE SALADO CON TOMATES CONFITADOS
Dificultad: Fácil
Horneado: 75 mins
Tiempo: 100 mins (aprox) 
Temporada: Sin temporada
Raciones: 10 personas
Etiquetas: Primero
Trotamundos: EEUU y Canadá
Adaptada de: Irene cocina para ti
INGREDIENTES
Para la base
200 gr de galletas saladas
100 gr de mantequilla
Unas hojitas de tomillo
Unas hojitas de romero

Para el relleno
500 gr de queso mascarpone
120 gr de queso parmesano rallado o en polvo
120 ml de crème fraîche (o nata para cocinar)
2 huevos L
Una pizca de sal
Una pizca de pimienta

Para los tomates confitados
500 gr de tomates cherry variados
30 ml de aceite de oliva
Un chorrito de vinagre balsámico
Una pizca de sal
Una pizca de pimienta
Unas hojitas de tomillo
Unas hojitas de romero

CÓMO SE HACE
- Comenzamos con la base de galletas saladas. Para hacerla, en una trituradora o batidora, trituramos las galletas hasta que se hagan polvo.

- Añadimos las hierbas aromáticas y volvemos a batir.

- Añadimos la mantequilla derretida poco a poco, mezclando hasta que veamos que se convierte en una arena más compacta. 

- Cubrimos la base de nuestro molde. Yo he usado uno alargado, pero podéis usar redondo o el que más o guste. Metemos en la nevera al menos 10 minutos.

- Vamos con los tomates confitados. En una fuente pequeña, de horno, vamos a colocar los tomateros previamente lavados. Yo he cortado la mitad en dos trozos, para tener enteros y medios.

- Añadimos todos los demás ingredientes y mezclamos bien. Reservamos.

- Seguimos con el relleno. Precalentamos el horno a 180º.

- En un bol amplio mezclamos el queso con los huevos hasta conseguir que estén bien integrados. 

- Añadimos entonces la crème fraîche, la sal, la pimienta y el queso parmesano y mezclamos bien hasta que esté todo bien integrado y tengamos una masa homogénea.

- Preparamos una bandeja honda, con borde, y ponemos nuestro molde y la fuente con los tomates para confitar. Llenamos la bandeja de agua para hacerlo todo al baño maría dentro del horno. De esta forma se nos va a secar mucho menos el cheesecake dentro del horno.

- Horneamos durante 15 minutos a 180ºC y después bajamos la temperatura a 120ºC y lo dejamos 60 minutos más. Estad atentos para que no se os queme la parte de arriba. Si veis que va cogiendo color, lo tapamos con papel de plata.

- Pasado el tiempo, dejamos reposar una hora dentro del horno mientras baja la temperatura, con la puerta entreabierta. Sacamos los tomates. Dejamos enfriar por completo

- Una vez pasado este tiempo, metemos en la nevera al menos 6 horas. Yo la he dejado toda la noche.

- Servimos a temperatura ambiente (sacándolo media hora antes de la nevera) y acompañado de los tomates cherry confitados (incluso del jugo que ha sacado, que está espectacular) y alguna hierba aromática.


¡A disfrutar!

TRUCOS Y CONSEJOS
Podemos utilizar el queso que queramos: más fuerte, más suave... o incluso jugar con diferentes quesos y capas.
Podemos añadir nueces o cualquier fruto seco al relleno para darle un toque diferente.
Podemos usar las hierbas aromáticas que más nos gusten, pero con romero y tomillo queda de fábula.
Podemos servirlo templado o un pelín caliente, incluso podemos añadir queso rallado al final y gratinarlo, le dará un toque crujiente fantástico. ¡Viva el queso!
Podemos usar cualquier verdura para confitar, no solo tomates cherry. Le daréis un toque diferente y original.

Puede que también te guste...

2 comentarios

  1. Nunca fiz um cheesecake salgado, esse ficou fantástico adoraria provar.

    ResponderEliminar
  2. Vaya pintaza! Este fin de semana lo hago sin falta. Tengo una duda....¿qué galletas saldas has usado?

    ResponderEliminar

¡Gracias por aportar algo nuevo al blog!


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES