Podría llegar a ser la cheesecake del verano: ¡lima-limón!

junio 11, 2014

¡Ya llega una receta fresca para este verano! Tengo ya varias preparadas pero quería empezar con esta deliciosa tarta de queso de lima-limón con la que podréis ofrecer un postre fresco y con un sabor diferente para los que están acostumbrados a la típica tarta de queso con mermeladas o coulis. ¡Ya veréis qué delicia!

Cuando empecé el curso de La Cuinera y vi que la primera receta era de cheesecake no dudé ni un instante en pensar en una nueva combinación de sabores para ofrecer diferentes alternativas a las tradicionales tartas de queso. Se me ocurrió esta idea, que además de ser fresca (perfecta para los calores que vienen), ¡está deliciosa!


Como sabéis, soy un apasionado de las tartas de queso y soy de los que piensan que deben hacerse con galletas sí o sí (manías que tiene uno). Es uno de los grandes atractivos de este tipo de postre. Y este día, como estaba con antojo de base de galleta, creo que me acabé excediendo... Bueno, es otra forma original de presentarla...


Me encantó el hecho de cortar la tarta y se viese un pequeño efecto maromeado al combinarse los dos colores, el blanco roto con el verde claro, cada uno de un sabor diferente. Como veis, además, la textura de la tarta es perfecta: esponjosa, como una mousse, casi. De las que te metes en la boca y prácticamente se deshace. ¡Una pasada!


La coroné con un ligero glaseado de limón, prácticamente no se ve, pero le da un último toque de sabor a cítrico que le encaja a la perfección a la tarta.

En definitiva, una de mis tartas de queso favoritas (sí, otra más, es que en el tema de tartas de queso creo que no tengo perdón). Os dejo la receta que espero que disfrutéis tanto como yo. ¡Gracias por visitarme día a día!



Cheesecake de Lima-Limón

Dificultad: Fácil
Raciones: 12
Etiqueta: Postre, Fácil

          Base de galleta
          200 gr de galletas tipo digestive
          75 gr de mantequilla

          Relleno lima
          200 grs de queso crema (tipo Philadelphia)
          180 grs de nata
          30 ml de leche
          4 hojas de gelatina
          40 grs de azúcar
          Zumo de dos limas
          Unas gotas de colorante verde

          Relleno limón
          200 grs de queso crema (tipo Philadelphia)
          180 grs de nata
          30 ml de leche
          4 hojas de gelatina
          40 grs de azúcar
          Zumo de un limón y medio

          Para el glaseado
          75 gr de azúcar glacé
          Zumo de un limón
          Tres cucharadas de agua

- Engrasamos bien un molde de unos 20cm de diámetro.

- Picamos las galletas hasta conseguir trozos pequeños, que no polvo.

- Derretimos la mantequilla y la añadimos a las galletas trituradas. Mezclamos bien y extendemos la mezcla por la base del molde. Metemos en la nevera.

- Si tenemos mucha base de mantequilla podemos levantar los bordes como he hecho yo. 

Relleno de lima

- Llenamos un cuenco con agua fría y añadimos cuatro hojas de gelatina. Dejamos en remojo durante 5 minutos.

- En un cazo calentamos la leche hasta que hierva. En el momento que hierva, retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina. Revolvemos bien para que se disuelvan.

- Montamos la nata, hasta que esté semimontada. No hace falta montarla del todo.

- En un bol mezclamos bien el queso con el azúcar, hasta que esté todo bien unido. Añadiremos entonces la leche y revolveremos hasta conseguir una crema homogénea.

- Añadimos el zumo de lima y el colorante. Yo he usado una cantidad mínima de colorante, lo justo para que adquiera un pelín de todo y se pueda diferenciar del de limón.

- Añadimos entonces la nata y revolvemos bien haciendo movimientos envolventes hasta que esté bien mezclado. Reservamos.

Relleno de limón

- Repetimos los mismos pasos pero añadiendo limón en vez de lima.

Montaje

- Iremos añadiendo los rellenos a cucharadas, alternando las de limón con las de lima. De esta forma llenaremos el molde con los dos sabores alternados. Rellenamos hasta que acabemos con el relleno o lleguemos a ¾ de su capacidad.

- Metemos en la nevera y dejamos enfriar por lo menos ocho horas. Yo las suelo hacer la noche anterior y las dejo toda la noche.

- Para el glaseado de limón, mezclamos bien todos los ingredientes en un bol hasta conseguir un glaseado líquido pero con un poco de consistencia. Es casi transparente. Lo añadimos a la tarta de queso antes de servir y decoramos con limas y limones cortados.

- Servimos en frío.



¡A disfrutar!


Puede que también te guste...

17 comentarios


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES