Magret de pato, el plato que no debe faltar en nuestras mesas

noviembre 21, 2013

Hacía mucho tiempo que quería hacer esta receta. El magret es uno de esos platos que comemos en mi casa muy de vez en cuando pero que nos encanta. La reducción de vino tinto con la que he acompañado la carne estaba deliciosa y le aportaba la guinda al pato, digo al plato, digo... ¡qué mas da! 


No tengo la paciencia ni tal vez la imaginación para presentar los platos salados como si fuesen cocina de vanguardia. Soy más tradicional y os presento el plato más o menos como lo serviría en casa. Vale que los platos que uso para el blog la mayoría no han sido utilizados todavía, no han sido profanados por nadie. La mayoría.


Creo que una presentación súper vanguardista no va con el estilo de mi blog, creo. Considero que lo salado no es mi fuerte, que estoy más avanzado en lo dulce, pero voy aprendiendo poco a poco e intento ofrecemos recetas atractivas que a mí me encantan.


El magret es uno de los platos favoritos en mi casa porque nos gusta a todos. Yo suelo ser el raro al que no le hace gracia la carne, pero estoy creciendo y madurando y cada vez la tolero más (aunque donde esté un buen salmón que se espere todo lo demás). Cada vez son más los días en los que me decanto por la carne y no por el pescado. No me lo creo ni yo.


Fijaos si he crecido que hasta me he decantado por una reducción de vino tinto. Yo, que no me gusta el vino más que el malo de tetrabrick mezclado con CocaCola (sí, lo que aquí llamamos kalimotxo). Cómo cambian las cosas. Si al final ha de tener razón mi familia: "Ya verás cuando crezcas cómo te gusta el vino".

Aún queda mucho para eso creo yo.

Paso a paso.

Hasta entonces, seguiré deleitándome únicamente con esta reducción de vino tinto tan deliciosa.



Magret de pato con reducción de vino tinto
Dificultad: Fácil
Raciones: 4
Etiqueta: Carne
Trotamundos: Europa


          Dos magrets de pato
          Tres patatas
          Una pizca de sal
          Un vaso de vino tinto
          Tres cucharadas de azúcar



- Para empezar, hacemos unos cortes en forma de cruz en la parte magra de nuestro magret. 

- Ponemos el magret entero en una sartén antiadherente. Yo he usado la carmela.

- Freímos el magret de pato durante 8 minutos con la parte más magra abajo. No hace falta echar aceite, la propia grasa del pato al fundirse servirá para que se fría bien. Nos tiene que quedar tostadito.

- Añadimos una pizca de sal.

- Le damos la vuelta y lo acabamos de hacer.

- Reservamos y lo mantenemos caliente. Lo mejor es envolverlo en papel de aluminio.

- Pelamos las patatas y las cortamos como si fuesen tablas. 

- Calentamos aceite en una sartén y freímos bien las patatas. Reservamos.

- Para preparar la reducción de vino tinto, ponemos el vaso de vino en una cacerola y lo ponemos a fuego medio-alto hasta que reduzca su volumen a casi la mitad. Tenemos que remover con bastante frecuencia.

- Añadimos entonces el azúcar y seguimos removiendo. Se formarán unas burbujas, eso es que vamos bien. Cuidado con el azúcar, al llegar a temperaturas altas quema mucho. MUCHO.

- La mezcla irá espesando y estará cuando al sacar un poco y enfriarse se quede más espesa todavía.

- Servimos el pato caliente y cortado en lonchas, acompañado de las patatas y de la reducción de vino tinto. Yo lo he acompañado con unas ciruelas pasas.


¡A disfrutar!



- Para preparar la reducción de vino tinto debemos usar un vino que sea bueno. Nunca hagas una reducción con un vino que no te beberías.

Puede que también te guste...

8 comentarios

  1. Estupenda receta Iñaki, suelo hacer reducciones de Pedro Ximenez pero nunca he usado otro vino. Desde luego el plato llama a ser comido o devorado!! Esas patatitas como acompañamiento todo un acierto!!
    Uy, verás como te gusta!!! Ojo, que yo aun no paso de los 30 y ya me he aficionado... Soy muy fan de los de la Ribera del Duero y por supuestísimo de un Albariño bien fresquito.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pinta.
    Yo lo hago con reducción de oporto
    También sale rico
    .

    ResponderEliminar
  3. Que ricura de plato...Nos lo apuntamos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Madre míaaaa! Qué pinta Iñaki! Un plato de lujo, elegante. Yo también creo que voy más avanzada en lo dulce pero le estoy cogiendo el gustillo a publicar algo salado de vez en cuando.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Fantástica receta! ¿donde sueles comprar el magret?

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo venden en cualquier supermercado, realmente. Creo que la última vez lo encontré en Eroski

      Eliminar
  6. Uy, pues yo la gastronomía no la concibo sin el vino. Una sugerencia. Hay quien usa vino del barato para hacer reducciones. Prueba un día a hacer dos, una con vino de cartón y otra con vino de calidad. Verás que diferencia. Lo ideal es usar el mismo que se va a tomar con la comida a la hora de maridar.

    Cuando piden un magret yo suelo recomendar a mis clientes un Alquez, de calatayud. Es un crianza de garnacha muy meloso que acompaña muy bien al magret y está muy bien de precio: http://www.vinazosytemazos.com/2016/12/alquez-2012-calatayud-y-maligno.html

    Ya te aficionarás al vino, verás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje tienes toda la razón... Han pasado más de tres años desde esta receta y he cambiado ya de opinión... Ahora sí que me lanzo con vino y he notado la diferencia a la hora de cocinar y en el resultado... No hay nada como cocinar con una buena copa de vino.
      Le echaré un vistazo, de todas formas. ¡Gracias!

      Eliminar

¡Gracias por aportar algo nuevo al blog!


JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES