Sé que es muy típico: Tarta Red Velvet para San Valentín

febrero 12, 2013

Llegó una de las fechas marcadas en las floristerías y pastelerías de todos el mundo: San Valentín. Rosas y bizcochos de red velvet son, seguramente, las propuestas más tradicionales y desde Jaleo en la Cocina no queríamos ser menos y os ofrecemos esta tarta de red velvet.



En todos los blogs de cocina que conocéis (si conocéis alguno) seguro que han propuesto una receta similar. Si no es este año seguro que lo han hecho otro año. ¡Seguro! Es una de las tradiciones de San Valentín en los países anglófonos: bizcocho de red velvet ("terciopelo rojo").


Yo probé por primera vez este sabor en San Valentín del año pasado al comer un maravilloso cupcake en Ella's, una bakery de Covent Garden, en Londres. Os dejo la foto que utilicé en el blog:


Como veis es toda una tradición. El bizcocho es rojo, de ahí el nombre, y se consigue con colorante (obviamente). He llegado a ver que utilizaban remolacha para darle ese color tan característico, pero creo que no seré yo quien lo pruebe.


Así que aquí me veis, un año después, con mi propia receta de Red Velvet. La verdad es que es una tarta buenísima y que no empalaga tanto como otras, ya que la crema de queso le da un toque más fresco y menos dulce (¡además está buenísima!). Espero que os guste y que hagáis vuestra propia versión el jueves para sorprender a vuestra pareja, amigos o familiares (¡que el amor se demuestra a todos los allegados, no solo a la pareja!)




Adaptado de Objetivo: Cupcake Perfecto

Ingredientes Tarta

- 60 ml de aceite de oliva suave
- 160 gr de azúcar
- 1 huevo
- Una cucharada rasa de cacao en polvo
- 1 huevo
- Media cucharada de colorante en pasta rojo
- Una cucharadita y media de extracto de vainilla
- 125 ml de leche
- Una cucharada de zumo de limón
- 150 gr de harina
- Media cucharadita de bicarbonato de soda
- Una cucharadita de vinagre

Cómo se hace


- Precalentamos el horno a 200ºC.

- Echamos el zumo de limón a la leche y esperamos durante cinco minutos hasta que esta se corte.

- Mientras mezclamos la harina y el cacao y lo tamizamos todos.

- En un cuenco, mezclamos el aceite de oliva con el azúcar. Cuando esté bien mezclado, añadimos el huevo. Batimos bien.

- Añadimos el extracto de vainilla.

- Añadimos la mitad de la harina y el cacao y mezclamos bien con una espátula.

- Echamos la mitad de la leche ya cortada y mezclamos.

- Acabamos de echar la harina y el cacao.

- Echamos el resto de la leche y mezclamos bien.

- En un vaso echamos el vinagre y añadimos el bicarbonato de soda. Cuando burbujee lo añadimos a la mezcla. Mezclamos bien.

- Agregamos el colorante rojo y batimos hasta que coja el color deseado. Tampoco tiene que quedar muy intenso, sería muy raro...

- Ponemos un poco de mantequilla en un recipiente para tarta y echamos la mezcla. Yo he utilizado un molde de 14 cm de diámetro.

- Horneamos durante 40-50 minutos, dependiendo del horno. Vamos probando con un cuchillo a ver si el centro está bien hecho.

- Dejamos 10 minutos en el horno apagado y sacamos para que se acabe de enfriar. Desmoldamos cuando esté a temperatura ambiente y lo pasamos a una rejilla.


Ingredientes Crema

- 100 gr de mantequilla
- 300 gr de queso tipo Philadelphia
- 250 gr de azúcar glass
- Dos cucharadas de leche

Cómo se hace

- Mezclamos bien la mantequilla con el queso Philadelphia.

- Tamizamos el azúcar glass y con unas varillas mezclamos bien. Recomiendo poner un trapo sobre el bol para evitar que la cocina aparezca nevada.

- Cuando se haya creado una crema homogénea, añadimos la leche. Revolvemos bien


MONTAJE


- He partido el bizcocho en dos con un cortador de bizcochos, aunque si eres mañoso puedes utilizar un cuchillo (es difícil que quede recto). Puedes encontrar cortadores de bizcocho en muchas tiendas, entre ellas Decöcina (Tafalla).

- Ponemos uno de los bizcochos en el plato donde lo vamos a presentar. Echamos una capa de crema de queso y extendemos bien. Colocamos el otro bizcocho encima.

- Añadimos una primera capa de crema, no muy gorda, por toda la superficie y los lados del bizcocho. No tiene que quedar perfecta. Yo utilizo una espátula metálica para extenderlo bien.

- Metemos en el frigorífico durante 15-20 minutos. La capa en contacto con el bizcocho está más dura y nos permite añadir otra capa y conseguir un acabado más uniforme y más fácil de trabajar.

- Sacamos y agregamos una segunda capa con la espátula intentando que nos queden los bordes bastante rectos. Cuando ya esté más o menos cubierto, llena un vaso de agua caliente e introduce la espátula. Deja que se caliente durante al menos 5 minutos. Saca la espátula, sécala rápidamente y ve pasándola por los bordes de la tarta para darle un acabado más liso a la tarta.

- Rellena una manga pastelera con una boquilla de estrella (yo he utilizado la 1M de Wilton) y decora la parte de arriba de la tarta. Yo he echado migas de un trozo que ha sobrado de la tarta por encima y la he decorado con unas banderitas.
¡Espero que os guste!

Puede que también te guste...

2 comentarios

¡Gracias por aportar algo nuevo al blog!

- SÍGUEME EN INSTAGRAM @JALEOENLACOCINA -

JALEO EN LA COCINA



¡Muchas gracias por la visita!

Cualquier duda que tengas, házmela llegar a través de los comentarios, redes sociales o por email, ¡estaré encantado de solucionarlas! ¡Te veo pronto cocinando por aquí!

Email:
jaleoenlacocina@gmail.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RECIENTES